Tag Archives: Huerto Urbano

Huertos urbanos: volver a lo básico

Huertos Urbanos lo básico

todo puede convertirse en maceta

 

Un huerto urbano organizado

En este mundo global, todo tiene que ver con el precio del petróleo, incluso lo que comemos. Mientras la FAO admite que estamos en una crisis alimentaria global, los precios de los alimentos son fijados por el hidrocarburo y cada vez más sembradíos son usados para producir agrocombustibles y no alimento.

Ello ha obligado a ciudades y países enteros a volver a lo básico y empezar a producir lo que consumen, abriendo –de paso– un mercado de productos orgánicos bien nice y extremadamente caro.

A ello habría que sumar esa “verdad” que han construido alrededor de nosotros desde hace tiempo, en la que somos una especie de autómatas inútiles que debemos depender de los grandes proveedores, que no son otra cosa que intermediarios que fijan precios muy por encima de lo que ellos mismos pagan por los productos que nos venden, o etiquetando como orgánicos los productos procesados. De cualquier modo, es un engaño.

Es completamente falso que nosotros no podamos producir nuestros propios alimentos, por lo menos en lo que se refiere a los que se cosechan. Así, surgen cada vez más espacios en los que la gente siembra y cosecha sus propias hortalizas.

huertos urbanos semillas germinadas

semillas germinadas

Ejemplos de lo anterior se pueden encontrar en Cuba, país considerado por la ONU como el único en todo el mundo con índice cero de desnutrición, con más de 29 mil parcelas destinadas a la producción de hortalizas; otro ejemplo es el huerto de South-Central, en Los Ángeles, que daba alimento a cientos de familias de escasos recursos; o la iniciativa de Ciudades sin Hambre, de Brasil, que promueve la siembra de hortalizas para la alimentación nutritiva de la gente de escasos recursos.

Pero además, los huertos urbanos siembran mucho más que vegetales: hay un trabajo comunitario importante que termina reconstruyendo el tejido social, organiza, crea conciencia de clase, solidariza a unos con otros, redistribuye la riqueza alimentaria, reorganiza de manera horizontal a todos los involucrados, además de muchas otras ventajas menos tangibles.

Quienes se oponen a los huertos urbanos suelen ser los grandes beneficiarios de la desintegración social, o bien quienes no tienen idea de lo que ello significa, y sólo se limitan a repetir una y otra vez los discursos sin sustancia de los grandes terratenientes y gobiernos totalitarios, que ven en este tipo de iniciativas una seria amenaza a su poder.

El primer paso es el más fácil: empezar a sembrar en casa una pequeña planta que, en vez de dar solo flores, también dé frutos que nos alimenten en unos pocos meses; ello puede hacerse sin problema en un departamento, en pequeñas macetas que no vayan más allá del tamaño de una cubeta de 20 litros, o tal vez menos.

Huerto Urbano - Organizate

Tus cajas viejas pueden volverse en un pequeño Huerto Urbano

El segundo paso consiste en diversificar y empezar a organizarse con los vecinos, de modo que pueda haber diversidad de cultivos que se canjean entre quienes siembran; ello empieza a verse ya como una forma de organización simple, pero efectiva.

El tercer paso es hacerse de los espacios públicos, esos en los que sí caben siembras mayores y que benefician a todos los involucrados. Así, en los jardines y espacios públicos pueden sembrarse, en lugar de árboles de ornato, otras que además den frutos para la comunidad que ahí habita. Manzanos, cítricos, morales, higueras, perales, ciruelos, aguacateros y otros que bien pueden dar sombra para quienes descansan, pero también alimento para quienes lo necesiten.

Y el último paso en la organización consiste en convertir los camellones en huertos, donde en lugar de ver cómo se marchitan las plantas que ahí van a aventar cada tres meses, pueda haber todo tipo de hortalizas que, si bien requieren de un mayor cuidado, también dan soberanía alimentaria para quienes deciden crearlos.

Las ventajas, que en un principio fueron minimizadas, ahora son reconocidas en todas las escalas, pues son este tipo de huertos los que producen 70% de las hortalizas que se consumen en todo el mundo.

huertos urbanos principios

un huerto urbano surtido

Si queremos cambiar al mundo, tenemos que hacer algo más que decir “no”; hay que cambiar hábitos y darnos herramientas que nos permitan ser mejores en todos los sentidos.

Así pues, no lo pienses más, empieza tu propio huerto en casa y disfruta de alimentos de calidad y llenos de sabor, que nunca encontrarás en un supermercado.

Si quieres más información al respecto, te invito a organizaenmexico.blogspot.mx, donde encontrarás tips y materiales necesarios para empezar desde el principio el más productivo de tus proyectos.