Suman ocho muertos por el enfrentamiento en Oaxaca

Foto cortesía de la agencia Estación Foto

Foto cortesía de la agencia Estación Foto

El gobierno estatal informó que en el enfrentamiento ocurrido el miércoles entre policías y pobladores de San Juan Cotzocón, en la sierra norte de Oaxaca, perecieron ocho personas, tres más que las reportadas originalmente.

Los otros tres muertos fueron identificados como José Luis Delfino Feliciano, Procopio Julián Francisco –ambos integrantes o simpatizantes del ayuntamiento alterno encabezado por Gorgonio Tomás Mateos– y el poblador Ricardo Cruz Villanueva.

Los cinco identificados ayer son los agentes estatales Jeremías Toledo Castro, Juan Miguel Cruz Zárate, Fidel Martínez Santiago y Carlos Salinas García, así como el poblador Benerano Miguel Blas.

Cerca del mediodía de hoy, elementos del Ejército Mexicano ingresaron al poblado para llevarse los cadáveres. Los cuerpos civiles de seguridad se mantienen a casi 30 kilómetros.

La administración estatal reportó que hubo tres detenidos más, para un total de 163, a quienes se les iniciaron expedientes por los delitos de resistencia de particulares, daños y ataques a las vías generales de comunicación.

Una persona fue puesta a disposición del Ministerio Público federal en Salina Cruz, acusada de portación de arma de fuego.

Pobladores de la cabecera municipal aseguraron que la ejecución de 20 órdenes de aprehensión contra seguidores de Tomás Mateos se realizó de madrugada. Los policías, con equipo antimotines, fueron conducidos por guías, quienes iban señalando las casas donde viven los presuntos indiciados.
Los uniformados, dijeron, rompieron puertas y detuvieron a los señalados sin mostrar órdenes de aprehensión; incluso se llevaron a la banda de música y a los mayordomos que encabezarían la fiesta del pueblo este viernes.

Un policía estatal difundió un texto que tituló “Crónica de una muerte anunciada”, en el cual narró que la noche del martes los acuartelaron en la capital del estado y los llevaron a San Juan, a más de 170 kilómetros. La mayoría eran policías antimotines, por lo que no portaban armamento ni chalecos antibalas, por orden del secretario de Seguridad Pública, Alberto Esteva Salinas.

Luego se iniciaron las detenciones, incluidas las de 10 menores de edad, por órdenes del comisionado de la policía estatal, Cuauhtémoc Zúñiga Bonilla, quien encabezó la redada. A los detenidos los subieron a camiones Chevrolet Kodiak, que se dirigieron hacia la agencia municipal de María Lombardo.

Sin embargo, encontraron un tronco atravesado en el camino. Algunos bajaron para quitarlo y en ese momento comenzaron los disparos. Uno de los agentes cayó fulminado por un disparo en el pecho.

Compártelo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *