100 aniversario del natalicio de Octavio Paz

100 aniversario del natalicio de Octavio Paz

imagen: El Fisgón

Hace 100 años nació Octavio Paz, cuya obra es hoy la luz de México

 

Recomendaba a los políticos que leyeran poesía, porque el hombre es más complejo que las formas económicas e intelectuales, es de pasiones

No queremos ganar conciencias o votos, sino ser oídos, dijo sobre el propósito de Vuelta

Auguraba para la nación días con sol y amor

México celebra hoy el centenario del natalicio del escritor Octavio Paz. Uno de sus máximos logros fue dar al país el premio Nobel de Literatura en 1990.

El galardón le fue conferido al también poeta por su obra apasionada, abierta sobre los vastos horizontes, impregnada de sensual inteligencia y de humanismo íntegro, según explicó entonces la Academia Sueca.

La decisión fue tomada por unanimidad por los 15 integrantes de esa institución, la cual reconoció en Paz una unión de culturas: Está en su sangre. Su familia materna era española, de Andalucía, mientras su padre heredó la india y la española.

Su poesía y ensayos, añadieron derivan de una unión de culturas difícil de trazar, pero fructífera: la india (sic) precolombina, la de los conquistadores españoles y el modernismo occidental. Su experiencia de India y otras regiones se reflejan también en sus obras.

Destacaron, además, la amplia perspectiva internacional del narrador nacido en 1914, “su identidad mexicana y en su sentido más amplio latinoamericana, que ha sido explorada decisivamente en El laberinto de la soledad (1950)”.

Al conocerse la noticia, Paz se encontraba en Nueva York donde ofrecía lecturas de poesía. Entre el tumulto de reporteros que lo persiguió con insistencia ese 11 de octubre de 1990, el ensayista dijo a La Jornada que el premio Nobel no era para él un pasaporte a la inmortalidad.

También se desmarcó del poder gubernamental y de Televisa: He usado a Televisa como Televisa me ha usado a mí, y recomendaba tanto a los presidentes de Estados Unidos y México (George Bush y Carlos Salinas, respectivamente), como a los especialistas en ciencias políticas que leyeran poesía, pues poquísimos hablan del interior de los hombres. El hombre es un ser más complejo que las formas económicas e intelectuales. Los hombres son hombres de pasiones; la gente se enamora, se muere, tiene miedo, odio y amigos. Todo ese mundo de las pasiones aparece en la literatura y, de modo sintético y puro, en la poesía.

Meses más tarde, al recibir el galardón, Paz ofreció en Estocolmo un discurso titulado La búsqueda del presente en el que destacó que la gran novedad del siglo XX, en materia literaria, ha sido la aparición de las literaturas de América. Primero surgió la angloamericana y después, en la segunda mitad del siglo XX, la de América Latina en sus dos grandes ramas, la hispanoamericana y la brasileña. Aunque son muy distintas, las tres literaturas tienen un rasgo en común: la pugna, más ideológica que literaria, entre las tendencias cosmopolitas y las nativistas, el europeísmo y el americanismo. ¿Qué ha quedado de esa disputa? Las polémicas se disipan; quedan las obras.

Luis Cardoza y Aragón, Ricardo Garibay, Sergio Pitol. Salvador Elizondo, Ramón Xirau, Alí Chumacero, Edmundo O’Gorman y Álvaro Mutis, entre otros colegas y amigos de México, se sumaron a las felicitaciones por el Nobel a Paz, el cual coincidieron en definir como un premio a las letras mexicanas y al más alto de nuestros poetas.

Desde otros lugares del mundo, autores como Camilo José Cela, Arturo Uslar Pietri, Francisco Umbral y Carmen Naranjo expresaron también sus felicitaciones, entre ellos Ernesto Sábato, quien consideró que el premio a Paz demostraba que la literatura en lengua castellana, hoy por hoy y tomada como cuerpo, es la más importante en el mundo.

Octavio Paz decidió vivir sus últimos años en México. Una de sus intervenciones públicas, que se convirtió casi en una despedida de sus lectores, tuvo como contexto el vigésimo aniversario de la revista Vuelta, donde el autor ratificó algunos de los principios que animaron esa la publicación de la que siempre fue director.

En un acto realizado el 10 de diciembre de 1996, en el Claustro de Sor Juana, Paz dijo: “No queremos ganar conciencias o votos; queremos decir algunas cosas y queremos ser oídos. Nos anima, desde el primer número, una idea de la literatura que se puede, sumariamente, reducir a dos vertientes: decir y oír (…) Vuelta no ha querido sino ser parte del proceso en que consiste esencialmente la literatura: la relación viva entre el decir y el oír, el nacimiento silencioso y solitario de la obra y su prodigioso y múltiple renacer en el espíritu de sus lectores”.

Días después, un incendio, al parecer provocado por un corto circuito, en su departamento de la colonia Cuauhtémoc, consumiría parte de la biblioteca del Nobel de Literatura. Paz perdió sus libros, como se van los amigos, de Rubén Darío, Salvador Díaz Mirón y Manuel José Othón, entre otros, así como cuadros de Juan Soriano, Gunther Gerzso y Roberto Matta, obsequiados por los propios pintores al amigo poeta.

Este incidente mermó su salud y estado de ánimo. Durante varios meses vivió en un hotel de Polanco, hasta que la Presidencia de la República les ofreció, a él y su esposa Marie-José, como residencia la Casa de Alvarado, en la calle Francisco Sosa del barrio de Santa Catarina, en Coyoacán.

Por motivos de salud, Paz no asistió al Primer Congreso Internacional de la Lengua Española, que se realizó del 7 al 11 de abril de 1997, en Zacatecas. Pero envió un discurso en video sobre Nuestra lengua: El escritor dice, literalmente, lo indecible, lo no dicho, lo que nadie quiere o puede decir. De ahí que todas las grandes obras literarias sean cables de alta tensión no eléctrica, sino moral, estática y crítica. Su energía es destructora y creadora, pues sus poderes de reconciliación con la terrible realidad humana no son menos poderosos que su potencia subversiva. La gran literatura es generosa, cicatriza todas las heridas, cura todas las llagas y aún en los momentos de humor más negro dice sí a la vida. (La Jornada, 8/IV/97).

Falleció en 1998, a los 84 años

El 17 de diciembre de 1997 fue creada la Fundación Octavio Paz, cuya sede estaría, precisamente, en la Casa de Alvarado. La ceremonia fue encabezada por el presidente Ernesto Zedillo, con la participación del escritor Fernando del Paso y el empresario Emilio Azcárraga Jean.

En esa ocasión, luego de hacer a un lado las tres cuartillas que tenía preparadas, Octavio Paz habló de México como un país solar, pero también oscuro: Estoy seguro que se preparan nuevos días para México y que esos días serán de luz, con sol y amor. Creo que en estos años no termina un periodo de México, como se piensa comúnmente, sino que se da una vuelta a la esquina para continuar.

Para esa continuidad, Paz destacó el papel de la juventud: Los jóvenes mexicanos son eso: la luz de México y siendo la luz, son también la oscuridad. Su recompensa y la promesa de algo que todavía no se realiza, pero que se va a realizar pronto.

El maestro Octavio Paz murió en su casa de Coyoacán la noche del 19 de abril de 1998 a la edad de 84 años. Hoy habría cumplido 100. Hoy su obra es la luz de México, nuestra piedra del sol, un alto surtidor que el viento arquea, un árbol bien plantado mas danzante.

Fuente: La Jornada

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *